La mente del estratega, "El éxito de los Japoneses en los negocios"


Les presentamos la propuesta del consultor de alta gerencia japonés Kenichi Ohmae, conocido como “el señor de la estrategia”, quien hace una reflexión sobre la sabiduría que tienen sus compatriotas para competir en el mercado con “Sabiduría” y cómo puede aplicarse ésta en occidente.

El autor trabaja en la famosa firma de consultoría internacional  Mc Kinsey & Company y asesora algunas de las corporaciones japonesas más famosas, así como compañías multinacionales norteamericanas y europeas.

No existe en realidad una magia japonesa para la realización de los negocios, pero esta raza tiene una gran habilidad para lograr lo que se propone. Son estrategas naturales o instintivos tienen un conocimiento intuitivo de lo que son los elementos básicos del proceso estratégico, lo que  los hace unos guerreros con mucha sabiduría, aguerridos e incansables, sus principios: identificar puntos críticos, planeación y organización, imaginación y riesgo.  

Tanto en Japón como en Occidente esta raza está siendo desplazada por planificadores estratégicos y financieros, racionales y metódicos. 

Los promotores de estrategias audaces y ambiciosas se encuentran desplazados, tildados de perdedores, en tanto las distinciones se otorgan a los que se encuentran más preparados para trabajar dentro del sistema, por ello quienes tienden a sobresalir son los analistas y los innovadores. 

La conclusión  a la que llegó el autor involucraba la formación de corporación de un grupo de jóvenes (“Samuráis”) que por una parte actuaría como auténticos estrategas dando rienda suelta a su imaginación y sentido empresarial para producir ideas audaces e innovadoras, y por la otra servirían como analistas a nivel ejecutivo probando, dirigiendo y asignando prioridades a las ideas y proporcionando asistencia de alto nivel. 

Esta solución no podría adaptarse a la circunstancia de la compañía Norteamericana o Europea típica; y aunque no existe una fórmula secreta para inventar una buena estrategia, si existen ciertos conceptos y enfoques específicos que pueden servir para que cualquier persona llegue a desarrollar excelentes ideas tácticas. 

Análisis el punto de partida. 

El análisis es el punto de partida del pensamiento estratégico. 

Al enfrentarse a problemas o situaciones que parecen constituir un todo, el pensador estratégico los divide en sus partes constitutivas, para descubrir su significado y los vuelve a ensamblar para maximizar sus ventajas, usando un pensamiento no lineal. 

El acercamiento a la mejor solución posible solo puede provenir de una combinación de análisis racional y de una reintegración imaginativa de las diferentes porciones en el nuevo modelo, mediante el empleo del poder cerebral no lineal. 
El planteamiento de un problema debe orientarse a la obtención de una posible solución, de esta forma el análisis objetivo puede suplantar a las discusiones emocionales.
Cuatro rutas hacia la ventaja competitiva. 
Las estrategias tratan sobre la ventaja competitiva, esto es lo que la distingue de los demás tipos de planeación. 
La estrategia corporativa implica el intento de alterar las fuerzas de la compañía en relación con los de sus competidores en la forma más eficaz para obtener una ventaja sostenible sobre estos. 
Básicamente existen cuatro caminos para fortalecer la posición de una compañía frente a la de sus rivales: 
Competir con sabiduría,  superioridad relativa, iniciativa agresiva y grados de libertad estratégica.

Competir con sabiduría: concentrarse en los factores claves. 
El estrategia cuenta con dos enfoques, el primero consiste en seccionar el mercado con el mayor grado posible de imaginación, para identificar sus segmentos claves; el segundo radica en descubrir que distingue a las compañías de éxito de las que no lo tienen analizando la diferencia entre ambas. 
El estratega  debe tener el valor de apostar y aceptar los riesgos implícitos, esta apuesta la  debe pasar la compañía si desea adquirir superioridad
Construir una superioridad relativa

A pesar de que pocas líneas de producción  son iguales, debería ser posible para cualquier compañía la comparación de sus productos y con los de los competidores, con objeto de identificar las características únicas de sus productos sobre las que podría basarse el incremento de su participación en el mercado. 

Una forma de lograrlo es utilizar la ingeniería reversa, o psicología a la inversa analizando las diferencias con la finalidad  de establecer  donde se podría lograr cierta ventaja relativa, en precio o en costos. 

Búsqueda de iniciativas agresivas:  
 


Para romper el  estancamiento el estratega debe tomar medidas muy drásticas. 

El primer paso consiste en postular  que la compañía debe haber llegado a su actual estado de estancamiento por apegarse a lo que inicialmente fue la clave de éxito para un producto o mercado dado. 

Luego se realiza un minucioso análisis para ver si se han mantenido los Factores Claves Estratégicos, FCE,   desafiando el sentido común de la industria; los resultados de este tipo de cambio en la dirección del pensamiento estratégico pueden ser espectaculares.    

   
Aprovechamiento de los grados estratégicos de libertad. 
El concepto de grados de libertad estratégico se relaciona con la libertad para realizar movimientos estratégicos que existen respecto a un F.C.E. Para aprovechar los grados estratégicos de libertad se debe: 
Seleccionar los puntos críticos (función objetivo).
Determinar la acción o casos pertinentes para alcanzar la función objetivo.
Combatir en múltiples frentes.
Pronosticar los movimientos que pueden realizar los competidores.
Segmentar el mercado por objetivo de los usuarios. 

Fuente: centrogdl.com




No hay comentarios :

Como vender más con Inbound Marketing