¿Emprender en vacaciones es posible?



Una de las dificultades con las que tienen que sortear los emprendedores de todo el mundo es el tiempo, por esto es recomendable que vean a las vacaciones como esa puerta que los conducirá hacia la ruta del desarrollo de nuevos negocios, una oportunidad para organizar sus ideas, buscar información y hacer gestiones para materializar los proyectos.
Por ejemplo si viaja dentro del territorio nacional, siempre es interesante observar con atención hábitos o costumbres propios del lugar visitado. La alimentación, los modos de distracción, el modo de ser de las personas, todo esto puede aportar información valiosa a quien esté en procura de desarrollar alguna iniciativa.
Y si de un viaje al exterior se trata, aún en el caso de lugares anteriormente visitados, siempre es posible advertir la presencia de novedades; es solo cuestión de estar atentos a esas sutilezas que solamente la mirada y búsqueda del emprendedor pueden distinguir entre lo común.
Viaje a los pueblos son una buena oportunidad de negocios
Esta puede ser una muy buena opción, una gran experiencia no sólo laboral sino también un buen proyecto de vida.
Entre los que pueden tener más ventajas en este tipo de decisiones se pueden encontrar a pequeñas y medianas empresas que venden ‘online’ y a profesionales arriesgados.
Un ejemplo puede darse en un bufete de abogados que realiza un estudio en algunos pueblos para abrir una delegación y encuentra que en algún pueblo existe mercado para instalarlo, no sólo ganarán mercado sino que a la hora de hacer los trámites al ser menor la población que en una gran capital, se ganará haciendo más trámites en un menor tiempo.
No todos ven este aspecto, el de abrir una delegación o franquicia en un pueblo, tal vez por cuestiones de distancia. Pero quienes tienen la intención de abrir alguna delegación, no suelen tener en cuenta este tipo de propuesta, donde podrían captar mercado, encontrar algún nicho y para los posibles empleados el de ganar una mejor calidad de vida.
Otro aspecto importante, a la hora de encontrar un local, esto es más barato, ya sea para montar una peluquería, un pequeño local de reparaciones o supermercado, necesidades que muchas veces los pueblos tienen y nadie nota, al venir de afuera puede presentarse como algo nuevo o necesario y darse a conocer.
Una de las ventajas que ofrece el montar un negocio en un pueblo es que la clientela es más fiel y suele ser más fija, además del horario de atención que suele ser mucho más corto que en una ciudad.
Como lo ha señalado un estudio del GEM para medir la actividad emprendedora de comercios y pymes, se ha notado que este tipo de emprendimientos suele presentar una mejor resistencia ante la crisis en los municipios de menos de 5.000 habitantes.
Fuentes:

No hay comentarios :

Como vender más con Inbound Marketing