Unas ideas adicionales para aumentar tu flujo de caja.

Por: Javier Ibañez / Gerente de Consultoría.

Seguramente usted en su empresa se ha preguntado si es momento de hacer una compra, invertir o si en cierto momento del mes se tendrá el dinero para hacer algún gasto.



Bien, el tema es que usted desea saber si cuenta con el efectivo para hacerlo, es decir, si tiene flujo de caja.

Primero debemos quedar claros que el flujo de caja es un informe financiero que muestra los flujos de ingreso y egreso de efectivo que ha obtenido la empresa. En otras palabras, el flujo de caja nos permite conocer la liquidez del negocio, o bien, conocer con cuánto de dinero en efectivo se cuenta, de modo que, con dicha información podamos tomar decisiones tales como:

• ¿Cuánto podemos comprar de mercancía?

• Si es posible comprar al contado o es necesario o preferible solicitar crédito.
• Si es necesario o preferible cobrar al contado o es posible otorgar créditos.

• Si es posible pagar deudas a su fecha de vencimiento o es necesario pedir un refinanciamiento o un nuevo financiamiento.

• Si tenemos un excedente de dinero suficiente como para poder invertirlo, por ejemplo, al adquirir nueva maquinaria.

• Si es necesario aumentar el disponible, por ejemplo, para una eventual oportunidad de inversión.


Para elaborar un flujo de caja debemos contar con la información sobre los ingresos y egresos de efectivo que haya realizado la empresa, esta información la obtenemos de la contabilidad que hayamos realizado.


El flujo de caja muestra lo que realmente sale o ingresa en efectivo a “caja”. Un buen ejemplo, son, los cobros de una venta que realmente se hicieron efectivos.


Los estudios de los flujos de caja dentro de una empresa pueden ser utilizados para determinar:


• Problemas de liquidez. El ser rentable no significa necesariamente poseer liquidez. Una compañía puede tener problemas de efectivo, aun siendo rentable. Por lo tanto, permite anticipar los saldos en dinero.

• Para analizar la viabilidad de proyectos de inversión, los flujos de fondos son la base de cálculo del Valor actual neto y de la Tasa interna de retorno.

• Para medir la rentabilidad o crecimiento de un negocio cuando se entienda que las normas contables no representan adecuadamente la realidad económica.


Un tema importante en las organizaciones es el cómo mejorar el flujo de caja…


Cuando hablamos de mejorar el flujo de caja nos referimos a mejorar el resultado final del cálculo. La forma principal de hacerlo es reduciendo los costos.


Unas ideas adicionales para aumentar tu flujo de caja.

Todo propietario de una pequeña empresa sabe que para mantener un flujo de caja equilibrado hace falta estar involucrado en casi todos los aspectos del negocio, desde supervisar las cuentas por cobrar y prorrogar líneas de crédito hasta administrar el inventario.

La esencia de una administración exitosa del flujo de caja es controlar el flujo de dinero hacia la empresa y desde la empresa. El aumento del flujo de caja reduce el monto de capital fijo que se requiere para mantener el equilibrio de la empresa. Un flujo de caja mayor y constante también genera un patrón comercial predecible, lo que facilita la planificación y fijación del presupuesto necesario para el crecimiento futuro.


• Organice su programa de facturación.

• Aplace sus cuentas por pagar hasta la fecha máxima permitida.

• Aproveche los incentivos que se ofrecen para los pagos adelantados.

• Equilibre su base de clientes.

• Revise su estructura de fijación de precios.

• No opere con un único proveedor.

• Establezca una cooperativa de compras.

• Renegocie sus pólizas de seguro y sus proveedores.

• Reduzca su inventario.

• Considere arrendar en lugar de comprar.

Organice su programa de facturación.

Cuanto más rápida sea la rotación de sus cuentas por cobrar, mayor será el capital que podrá invertir en el crecimiento de su empresa. Para poder facturar antes y con mayor frecuencia, prepare un programa de facturación para clasificar las cuentas por cobrar según su antigüedad, en las categorías de menos de 30 días de antigüedad, de entre 30 y 59 días, de entre 60 y 90 días, etc. Este tipo de sistema automático de seguimiento le permite emprender acciones inmediatas ante el vencimiento de las cuentas.


Aplace sus cuentas por pagar hasta la fecha máxima permitida.

Haga uso del plazo máximo que le conceden sus proveedores para pagar sus facturas (con frecuencia, 60 o 90 días). Piense que estos plazos equivalen a una línea de crédito sin intereses que le otorga su proveedor. De esta manera, contará con suficiente tiempo para obtener el dinero de sus cuentas por cobrar sin necesidad de incurrir en el gasto que involucran las líneas de crédito de corto plazo.

Aproveche los incentivos que se ofrecen para los pagos adelantados.

Si sus proveedores le ofrecen un descuento por pago adelantado (generalmente, por el pago dentro de las dos semanas después de recibir la factura), no deje pasar esa oportunidad. Piénselo de esta forma: un 2% sobre una factura a 30 días equivale a una ganancia de un 24% anual, si se invirtiera esa cantidad. Si sus proveedores no le ofrecen ningún tipo de incentivo, solicítelo usted. Es posible que estén dispuestos a otorgarle un descuento a cambio de un pago más rápido de sus facturas.


Equilibre su base de clientes.

Muchas empresas profesionales y de servicios, como es el caso de agencias de publicidad o relaciones públicas, contadores, etc. operan con algunos clientes sobre la base de proyectos. Busque la forma de transformar su relación con estos clientes en una relación basada en la iguala de honorarios, es decir, que le paguen una cantidad determinada mensual por un número específico de servicios. Puede ofrecerles algún tipo de incentivo, como servicios de valor agregado o un descuento, para que acepten operar sobre esta base. Con este sistema podría bajar su margen de utilidades; no obstante, podrá predecir su flujo de caja en forma más exacta.


Revise su estructura de fijación de precios.

¿Ha logrado equiparar sus precios con sus costos crecientes? ¿Cuándo reajustó sus precios por última vez? Muchas empresas pequeñas se rehúsan a aumentar sus precios por temor a perder clientes. Sin embargo, los clientes de hecho esperan que sus proveedores introduzcan pequeñas alzas periódicas en los precios. Asimismo, asegúrese de verificar los precios de la competencia con cierta regularidad. Si sus rivales cobran precios más altos, usted debe hacer lo mismo.


No opere con un único proveedor.

Puede ahorrar dinero si opera con varios proveedores. Evalúe cuidadosamente en qué casos debe pagar por el servicio agregado y cuándo puede ahorrar dinero al pagar el precio de productos básicos.

Establezca compras “en bloque”

Ahorre en insumos al agruparse con otros colegas de su rubro para comprar artículos, como toner y papel de impresora, por mayoreo y luego distribuya la cuenta en forma proporcional a la cantidad comprada por cada uno.

Renegocie sus pólizas de seguro y sus proveedores.

¿Goza de las mejores condiciones con los seguros, el servicio telefónico y otros gastos regulares de su empresa? Una vez al año, revise cada una de sus pólizas de seguros y solicite tres cotizaciones para cada una, para asegurarse que está obteniendo el mejor producto por su dinero. Supervise de cerca los servicios cuyo precio es importante, como el servicio telefónico de larga distancia y el servicio de acceso a Internet. Revise estas cuentas en forma periódica, y compare para asegurarse de pagar la mejor tarifa disponible en el mercado.

Reduzca su inventario.

Mantener un inventario excesivamente grande puede implicar un enorme capital ocioso. Ajuste periódicamente la rotación del inventario para asegurarse de cumplir con las normas del sector. Puede hacerlo al calcular su índice de rotación de inventario (costo de los bienes dividido por el valor promedio del inventario). Evite comprar más de lo necesario cuando los proveedores lo seduzcan con grandes descuentos, ya que esto podría inmovilizar su capital. Verifique periódicamente el inventario para buscar los productos vencidos o antiguos y posponga los próximos pedidos para deshacerse de tales existencias, o véndalas al costo para recuperar liquidez.


Considere arrendar en lugar de comprar.

El arrendamiento por lo general tiene un costo más alto que la compra, sin embargo, estos costos mayores con frecuencia se ven justificados por beneficios en el flujo de caja. Al arrendar equipos de computación, automóviles u otras herramientas necesarias para la expansión de su empresa, podrá evitar la inmovilización de su capital o la obtención de líneas de crédito que puede destinar con más provecho a las actividades diarias de la empresa. Por otra parte, los pagos por concepto de arrendamiento se consideran un gasto comercial, de manera que los beneficios tributarios se mantienen aunque no se realicen compras.

Saludos,
Javier Ibañez.

No hay comentarios :

Como vender más con Inbound Marketing