Innovación: Actitud y aptitud.

El éxito de la creatividad se mide por la cantidad de ideas generadas y por la calidad de estas. En estos casos, podemos considerar que hemos tenido una buena actitud (cuando queremos generar ideas novedosas) y una buena aptitud (cuando tenemos un excelente manejo de herramientas de creatividad).

Ser más innovador requiere querer hacer y ser mejores a lo que habitualmente somos. Esta actitud requiere por parte de uno, el compromiso de dedicar tiempo y recursos para emprender proyectos de innovación.



Una vez superada la actitud, la utilización de herramientas (aptitud) facilitará la generación de ideas y el buen desarrollo del proyecto de innovación. Empezar por la aptitud sin confirmar que existe suficiente actitud es una buena forma de crear frustración, perder oportunidades de mejora y despilfarrar tiempo y recursos.



El ejemplo lo encontramos cuando después de una sesión de creatividad, presentamos las ideas y los posibles proyectos de innovación y, sistemáticamente, son rechazados por los motivos que ya conocemos: “esto no funcionará”, “aquí siempre se han hecho las cosas así”, “no hay presupuesto”, “demasiado novedoso”, “no hay mercado para este producto”.

Entonces: ¿por dónde empezar a innovar? Una sugerencia: por uno mismo, por la actitud, por perder el miedo a ser diferentes, por romper los paradigmas y buscar a como de lugar el éxito sin temor a fracazar.



Aportación: Luis Adrian Lopez / Marketing Campaign Coordinator.

No hay comentarios :

Como vender más con Inbound Marketing