CUANDO LOS MENOS GRANDES TIENEN UNA RESPONSABILIDAD MAYOR

LA PEQUEÑA Y MEDIANA EMPRESA, ADEMÁS DE SER EL MOTOR DE LAS ECONOMÍAS LATINOAMERICANAS, BIEN PODRÍA CONVERTIRSE EN UN ESLABÓN INELUDIBLE PARA LOGRAR MEJORES PRÁCTICAS EN RESPONSABILIDAD SOCIAL EMPRESARIAL.

No parece descabellado confiar en que la mayor parte del futuro de Latinoamérica está en manos de las empresas menos grandes, las cuales no sólo son consideradas como los principales motores económicos, sino también como laboratorios para la innovación y, más aún, como nuevos espacios para el desarrollo de una mejor responsabilidad social empresarial. Razones no faltan, entonces, para indagar cómo se aplica el concepto de Responsabilidad Social en el marco de las PyMEs latinoamericanas.

¿Cuál es exactamente la Responsabilidad Social de una PyME?

La pregunta anterior no tiene una respuesta genérica y sólo cada empresa puede resolverla en virtud de sus objetivos, su filosofía y el entorno en que opera. Hay quienes consideran que entre una empresa y la sociedad -puesto que ambas tienen expectativas una con respecto a la otra-, se establece una especie de “Contrato Social” a través del cual la compañía se “siente” moralmente obligada a contribuir en la creación de una mejor sociedad. Otros estudios consideran que la única responsabilidad social de una empresa es incrementar sus utilidades y crecer económicamente, tomando en cuenta que el desarrollo social es tarea del gobierno y que, de invertir dinero en él, la empresa pone en riesgo aquello para lo cual se ha constituido y el rol que, responsablemente, ha de cumplir en sociedad.

En el caso de las PyMEs, cuando estas desarrollan prácticas consistentes en materia de transparencia, protección al medio ambiente, desarrollo social y respeto a los derechos humanos y laborales, el efecto positivo suele trascender de manera directa hacia la comunidad. Por supuesto, el desenvolvimiento de estas prácticas del llamado “Buen Comportamiento” requieren de seguimiento, supervisión y formalización, lo cual acarrea procesos burocráticos que, para algunos, conducen al fracaso no sólo de la iniciativa social, sino de la empresa como tal.

Responsabilidad en cadena, eslabones de excelencia

Por su espíritu emprendedor y el papel que juegan como fuentes de empleo, incluso en la distribución equitativa de la riqueza, las PyMES originalmente eran consideradas sujetos de responsabilidad social del estado, organismos internacionales y grandes empresas, quienes fomentaban, financiaban y promovían su establecimiento en los países en desarrollo. Ahora las PyMEs, incluso aquellas que reciben apoyo, son también actores en la responsabilidad social.
En este sentido hablamos de una cadena de valor para la Responsabilidad Social, en la cual las PyMEs, por sus vínculos entre lo comunitario y lo global, así como por su espíritu emprendedor, pueden servir como espacio para la innovación y profundización de prácticas empresariales responsables. Esto, sin embargo, requiere no sólo de iniciativa por parte de los gerentes PyME, sino de apoyo por parte de empresas y gobierno, quienes pueden ayudar a que las mismas desarrollen prácticas más eficientes en torno a áreas como seguridad, salud y ambiente.

Aportación: Enrique Miranda- Consultor

http://www.sap.com/andeancarib/solutions/sme/noticias/2008/cuando_los_menos_grandes.epx

No hay comentarios :

Como vender más con Inbound Marketing