¿Cómo hacer un estado de resultados?

0 comentarios






Cuando somos líderes de algún departamento o negocio, tenemos que tomar decisiones acertadas para lograr un crecimiento y consolidación real del negocio.

Sin embargo una de las disyuntivas más grandes es que para hacerlo tenemos que tener a la mano toda la información posible que nos permita visualizar el negocio por completo o al menos área por área para después integrarlo.

Una de la parte más importante para tomar el rumbo de un negocio es el estado de resultados.

¿Qué es un estado de resultados?

En contabilidad, el estado de resultados, estado de rendimiento económico o estado de pérdidas y ganancias, es un estado financiero que muestra ordenada y detalladamente la forma de cómo se obtuvo el resultado del ejercicio durante un periodo determinado.
Fuente: Wikipedia.

Y ahora bien ¿Cómo hacer un estado de resultados?

Primeramente lo que hay que hacer es definir el monto total de las ventas netas, separando de preferencia el método de pago con el que se concretaron, es decir, si son a crédito, de contado, plazos etc.. debes contar con reportes con indicadores de ventas que permitan validar que los montos que tengas sean los correctos.



      
                                                                                       
El siguiente paso es determinar el costo total de tus ventas para determinar la utilidad.

Este punto es importante que tengas a la mano el costo de tu producción, es decir materia prima o en el caso que seas únicamente una comercializadora, entonces hay que determinar el costo de las entradas de la mercancía desplazada.

Debes de contar por supuesto con un sistema de inventarios para registrar correctamente el costo de ventas al restarlo obtendrás la utilidad bruta que como sabemos es un indicador para saber si está siendo rentable nuestra empresa.




















Nuestro tercer paso será entonces considerar los gastos de operación, es decir todos aquellos que contribuyen a que se realice una venta y que aunque no lo veas, forman parte del costo de las mismas.

Entre los gastos de operación podemos encontrar:
  • Personal de ventas.
  • Renta de Oficinas.
  • Telefonía.
  • Material para venta.
  • Transporte.
  • Herramientas de venta.
  • Telemarketing.
  • Esfuerzos de marketing.
Una vez que los tengas, deberás restárselos a tu utilidad bruta por lo que ahora si, tendrás ya quitando tus gastos de operación lo que realmente ganaste, si hay pérdida entonces habrá que considerar si es necesario hacer ajustes, comenzar con analizar los gastos de operación es una excelente idea, cuando no se lleva un control adecuado de estos podemos recurrir a malgastar el presupuesto, por lo que es importante poner especial foco en ellos.

El cuarto paso consiste en aplicar los impuestos que debes pagar correspondiente al ingreso operativo. Es decir, debes de calcular cuanto debes de pagar por lo registrado.

Por último restando la cantidad de impuestos ya tienes la utilidad neta que al final es la que determinará si estamos o no teniendo éxito o el crecimiento esperado, por lo general, este dinero es el que se reparte entre los accionistas o si se decide, invertirlo en crecimiento o alguna necesidad del negocio.



¿Como hacer un estado de resultados?








Leer más ...

Mitos y Realidades sobre SAP y sus soluciones ERP para la PYME

0 comentarios

Estamos conscientes que las pequeñas y medianas empresas, así como las de reciente creación, en ocasiones no cuentan con los recursos humanos, estructurales, económicos o financieros para adquirir una solución de negocios integrada. Además, se encuentran sometidas a constantes amenazas competitivas.

Pero, si no disponen de un sistema de gestión empresarial apropiado, nuestras empresas corren el riesgo de perder presencia en el mercado y competitividad, debido a que su eficiencia y tiempos de respuesta no serán óptimos.

Por todo ello, SAP ofrece al mercado soluciones para satisfacer los requerimientos de empresas de todos los tamaños y sectores de actividad. Sin embargo, hoy en día todavía existen bastantes mitos alrededor de estas soluciones. Algunos, las consideran complejas, caras, difíciles de implementar, etc. Nada más erróneo y lejos de la realidad. SAP es consciente de las necesidades que tienen las empresas medianas y pequeñas y, también, está absolutamente alineada y comprometida con éstas.

Mito 1: SAP es solo para empresas grandes.

En el mundo de los negocios el tamaño no es lo que importa.

En el mundo de los negocios, ser pequeño puede - en determinadas circunstancias -, proporcionar ciertas comodidades y muchas ventajas; sin embargo, esta situación es, por término general, un punto decisivo en el ciclo de vida de muchas compañías. En realidad, a nadie le gusta ser pequeño de por vida, entre otras razones, porque en el mundo de los negocios supone, también, una mayor exposición y vulnerabilidad frente a las grandes compañías en momentos de turbulencia económica. Y es en los momentos como estos, donde compañías grandes y pequeñas se enfrentan a una situación de la que saldrán más favorecidas aquellas organizaciones que, en términos de competitividad no tamaño, se encuentren mejor posicionadas.

Las Pymes no pueden permanecer ajenas a los retos que con carácter interno y externo deben afrontar, sobre todo, en momentos tan inciertos como el actual. Las empresas que, de forma recurrente, confíen en su instinto o, simplemente, mantengan un comportamiento pasivo al surgimiento de los nuevos desarrollos imperantes en su entorno económico, ponen en peligro su capacidad competitiva en el corto o medio plazo. Por tanto, las pequeñas y medianas empresas deben estar en disposición de traducir sus visiones y estrategias en realidades alcanzables, sólidamente cimentadas sobre la base de un marco táctico y operativo de referencia, del mismo modo que lo hacen las grandes corporaciones. ¿Cómo conseguirlo? Con herramientas y soluciones ERP de gestión empresarial, como SAP Business One, las cuales aportan a la PYME, de acuerdo a sus características y necesidades, el soporte necesario para mantener y revisar su planificación estratégica de modo sistematizado.

Muchos de nuestros clientes en el ámbito de la pequeña y mediana empresa adoptan nuestras soluciones ERP por las mismas razones que las grandes compañías: hay eficiencias que adquirir, nuevos mercados que desarrollar y competidores a los cuales mantener a raya.

Mito 2: SAP es demasiado lento de implantar.

No es el pez grande quien se come al pequeño... Es el más rápido quien se come al más lento.

La solución de SAP Business One está concebida desde y para la integración, con lo cual su compañía estará capacitada, desde el primer momento, para explorar velozmente oportunidades de negocio o competir en nuevos nichos de mercado con garantías de éxito. Sus competidores lo saben y sus clientes también.

En SAP las soluciones de software son diseñadas con un enfoque específico para abordar aquellos procesos específicos que le son aplicables a tu sector - sobre la base de las mejores prácticas de negocio - para, así, reducir los tiempos de implementación hasta en un 75%. De este modo, tan sólo será necesario realizar pequeños ajustes para optimizar el rendimiento de la aplicación, permitiéndole obtener informes y consultas inmediatas, un seguimiento preciso de sus ventas - para conocer qué es lo que se vende bien y lo que no -, la capacidad - al minuto - de saber quiénes sus mejores clientes (qué le compran, por qué razón, con qué frecuencia, cuál es su rentabilidad para usted...), información exhaustiva sobre sus ciclos de producción y gestión eficiente de los aprovisionamientos e inventarios; en definitiva, usted dispondrá de información para tomar decisiones fundamentadas y actuar con velocidad.

Mito 3: SAP es demasiado caro.

¿Un centavo ahorrado es siempre un centavo ganado? Sí, si lo medimos en términos de retorno de la inversión.
¡Cuántas veces no hemos oído o utilizado el conocido dicho: "lo barato sale caro"! En el mundo de los negocios, conceptos como "coste", "precio" o "valor", adquieren distintas interpretaciones, dependiendo de a qué lado de la transacción nos encontremos situados. En el ámbito de la pequeña y mediana empresa, estos términos adquieren aún mayor relevancia, sobre todo si tenemos en cuenta las restricciones presupuestarias y la capacidad de inversión con que, frecuentemente, deben afrontar sus decisiones de compra.
SAP entiende el ahorro en términos de generación de valor y retorno de la inversión. Por poner algunos ejemplos en el área financiera mencionaremos: mejoras en procesos de pagos a proveedores y reducciones en reproceso de cuentas a pagar en torno al 25%; reducciones de las pérdidas en descuentos aplicables a condiciones de pago en torno al 50%; reducción de los tiempos destinados a los cierres contables en torno al 60%; reducción de tareas administrativas sin valor en torno al 25%; reducción de los costes de generación de informes y reporting en torno al 50%; reducciones en los costes de proceso de conciliaciones entre el 50% y el 80%; mejoras en elaboración, control y gestión presupuestara desde un 15% hasta un 45%. En el ámbito tecnológico, debido a la integración de plataformas y entornos aplicativos, encontramos importantes mejoras: reducciones en torno al 35% integrando los mapas de sistemas, reducción de interfaces en torno al 35%, reducción de los costes de mantenimiento y operativa de sistemas en torno al 35%. Sume todos estos ahorros y descubrirá que la inversión en su solución SAP es mucho menor de lo provisto gracias a los retornos que obtiene de forma inmediata.


Mito 4: SAP es demasiado complejo.

Empaquetamos la complejidad para que usted pueda resolver sus problemas del modo más simple posible.
No hay dos empresas iguales, ni dos mercados que se comporten de la misma manera, al igual que no hay nada tan diferente como dos personas iguales. La diversidad implica tener en cuenta múltiples variables, cuya caótica interacción puede desembocar en múltiples alternativas que resuelvan problemas similares. En SAP empaquetamos procesos empresariales capaces de tratar estas múltiples variables, dentro de un marco de negocio relativamente común, para poder establecer múltiples caminos que resuelvan la problemática empresarial en entornos complejos.
Es más sencillo adaptar una plantilla basada en un modelo complejo, que sirva ahora y en el futuro, que una solución creada a medida desde cero. Una solución de mayor amplitud (o complejidad) cubrirá necesidades simples ahora y, también, más complejas en el futuro, a medida que su negocio se vuelve más grande y complejo. Conjuntamente con nuestros clientes y partners hemos desarrollado soluciones de gestión construidas sobre las mejores prácticas de gestión empresarial. Éstas cubren un amplio espectro de escenarios de negocio para clientes de todos los tamaños y sectores, permitiendo resolver complejos retos del presente y, también, del mañana.
Nuestras soluciones de gestión se basan en un modelo de "talla única", ajustándose a cada imperativo de negocio de forma elástica, permitiendo que nuestros clientes disfruten de una escalabilidad sin límites. Los límites los pone usted y su modelo estratégico. Nosotros, de la mano de nuestros clientes, hemos trabajado conjuntamente para acotar la complejidad y las variables de negocio que influyen en la capacidad competitividad de su compañía presente y futura. En otras palabras, nuestra experiencia real en múltiples sectores nos ha permitido encontrar el camino más rápido para solucionar muchos de los retos a los que, quizá, usted se enfrenta en estos momentos. De la mano de SAP, no tendrá que buscar el modo de solucionarlos por usted mismo, sino que usted ya cuenta con un modelo alternativo predefinido con el cual superar cualquier barrera de negocio.

Mito 5: SAP es demasiado estándar.

¿Por qué reinventar la mediocridad si podemos modelar la excelencia?

Al principio de los tiempos estaban las aplicaciones. La multiplicidad de éstas proporcionaba información inconexa en todas las áreas de la empresa. Las aplicaciones, entonces, estaban enfocadas a hospedar sólo los datos necesarios para alimentarlas. Cuando el usuario final trataba de obtener información se encontraba completamente frustrado. Para tomar decisiones de negocio contrastadas, el usuario final necesitaba analizar datos actuales e históricos - integrados - y procedentes de múltiples áreas de negocio. En aquellos tiempos las aplicaciones, simplemente, carecían de lo necesario para ayudar en la toma de decisiones... hasta que llegaron los sistemas ERP al mundo empresarial.
A menudo hemos sido acusados de generar soluciones de software de gestión demasiado estándar. Sin embargo, hoy día, qué no es demasiado estándar. Un fabricante de productos de alimentación quiere que sus latas de conserva mantengan, a lo largo del tiempo, cantidades, calidades y propiedades idénticas en todas sus unidades y lotes; lo mismo sucede con una botella de vino, con unos zapatos, o con la forma en que las compañías prestan un determinado tipo de servicio a sus clientes. Los mercados y consumidores demandan características constantes e igualitarias entre sí. Eso es la estandarización, no una moda sino el modelo de entrega de bienes y servicios comúnmente demandado.
En el mundo del software de gestión empresarial, SAP ha sido pionera en la integración de procesos y, por tanto, estandarización de la funcionalidad aplicable a procesos de negocio conectados, válidos para empresas de todos los tamaños y sectores. Cómo hacer uso de esa funcionalidad estándar depende de las compañías, ya que los más de 1.000 procesos de negocio contemplados por nuestro software podrán o no ajustarse, total o parcialmente, a sus necesidades. Sin embargo, lo que resulta indiscutible es que dicha estandarización es buena, en tanto en cuanto permite que todas las áreas de la compañía trabajen con una misma herramienta, dispongan de la misma información - erradicando estanqueidades - y adapten sus procesos de gestión a las mejores prácticas de negocio vigentes.

Mito 6: SAP es poco flexible.

De la evolución de las especies y la genética corporativa.


No importa si su empresa se dedica a la fabricación, al ensamblaje de productos o si su negocio son los servicios porque tenemos una solución para usted. Tampoco importa cuál sea su sector de actividad o el medio por el cual usted se comunique con clientes o proveedores, ni el número de centros de producción y/o trabajo, la ubicación geográfica o el idioma de su compañía. SAP le permite trabajar en modo multi (multi-idioma, multi-moneda, multi-convenio) con cualquier plataforma de hardware, sistema operativo, o base de datos de los fabricantes líderes del mercado. De este modo, si usted decide cambiar cualquiera de estas múltiples variantes de su entorno tecnológico y de negocio, SAP seguirá proporcionándole la misma capacidad de resolución y generación de valor.
Gracias a su probada eficacia en la consultoría SAP para la PYME, usted se beneficia en costes y tiempos de implantación, obteniendo un veloz retorno de su inversión y reduciendo drásticamente el coste de propiedad de sus sistemas de gestión empresarial.


De usted depende. Puede seguir torturando a sus datos hasta que éstos confiesen, o confiar en SAP para acompañarle a lo largo de su ciclo evolutivo hacia el éxito empresarial.
Leer más ...

4 pruebas para ver si estas listo para emprender un negocio

0 comentarios
Por Peter Cohan
Hay muchas razones para no iniciar tu propio negocio. Las probabilidades son que no te harás rico o famoso. Sólo una de cada 10,000 startups llega a valer millones de dólares. No estoy seguro qué tan cierto sea ese número, pero hay que asumir que está lo suficientemente cerca a la realidad para indicar que tener una nueva empresa no es el camino seguro a la riqueza.
Otra razón para no hacerlo es no disfrutar la experiencia de trabajar para un jefe, ya que los que han lanzado sus empresas tienen un nuevo tipo de jefes. Si no quieres pasar tu tiempo trabajado para alguien, toma en cuenta que tener tu propio negocio no te liberará de tener un jefe. Tendrás que rendirle cuentas a tus empleados, clientes, inversionistas y proveedores. Si esos dos motivos no te convencen entonces ¿por qué hacerlo?
Aquí hay cuatro razones.
1. Has encontrado un problema y estás dispuesto a buscar una solución aunque te tome entre 80 y 100 horas a la semana resolverlo. Si realmente crees que has encontrado un problema importante, tal vez tengas una buena razón para empezar una empresa. Sólo entiende que si quieres seguir tu pasión para solucionar ese problema, vas a descuidar a tu familia y tu salud. Tal vez vas a quedarte sin dinero y no tendrás éxito, pero si puedes trabajar bajo esas condiciones tal vez puedas crear tu empresa.
2. Muchos clientes ven este problema como algo molesto y nadie más ofrece una solución.Recientemente escuché sobre un emprendedor que creía realmente en su idea. Se gastó millones de dólares de su propio dinero durante 15 años mientras desarrollaba una solución. No obstante, el mes pasado cerró su negocio, a pesar de que la solución era excelente.
El problema era que esta medida resolvía un problema que no era tan grande para losconsumidores. En otras palabras, las personas apostaban más a las soluciones menos elegantes que ya existían. Esta es una lección valiosa, asegúrate de no cometer el mismo error.
3. Tu visión es tan convincente que eres capaz de formar un equipo de primera calidad. Hasta las personas más inteligentes en el mundo necesitan la ayuda de otros para construir su negocio. Sólo tendrás éxito si convences a gente talentosa de que se una a ti en esa búsqueda.
4. Crees realmente en tu visión, tanto que estarías dispuesto/a a contratar a tu reemplazo y quitarte de en medio. Muchos fundadores no tienen las habilidades necesarias para convertir una gran idea en un negocio. Algunas personas como Jeff Bezos de Amazon comenzaron con un plan de negocios y terminaron siendo líderes de una empresa de 82 mil millones de dólares.
Si eres tan apasionado como para querer que tu visión se vuelva realidad y estarías dispuesto a dejar el mando a alguien más capaz, entonces pasaste el examen final. Con esta decisión tal vez acabes siendo el más rico de todos.

Leer más ...

Gestiona tu Plan de Negocios

0 comentarios
Un Plan de Negocios es indispensable para aterrizar la visión de tu empresa y éste debe estar fundamentado en información. Por esta razón, es aconsejable que contenga las ocho secciones que se exponen a continuación:

El resumen ejecutivo ofrece una impresión general sobre el Plan de Negocios. La claridad y la facilidad para la comprensión resultan especialmente importantes.  Debemos pensar en el lector y asegurarnos de que la estructura resulta clara y comprensible.

Una vez identificada la necesidad se ofrecerá una propuesta con el fin de satisfacer las necesidades de tus clientes potenciales y explicar hasta qué punto nuestra solución ofrece al cliente una utilidad única y documentar el estado de evolución del producto.

Además de la idea acertada, un entorno apropiado y el apoyo de una amplia lista de asociados, necesitaremos el impulso incansable del equipo de trabajo. A fin de cuentas, la diferencia entre el éxito y el fracaso está en la forma en la que se lleva a la práctica el Plan de Negocios, y esta tarea recae sin duda, en el equipo.

Por otro lado, resulta aconsejable elaborar un plan de Marketing en el cual se analice al mercado y la competencia, se elija el mercado objetivo y determinar la estrategia para el mismo.

Para que este Sistema de Negocios funcione correctamente deben estar claros cuáles son los elementos del que consta y cómo interactúan. Los aspectos de organización incluyen la asignación de tareas y responsabilidades, la planificación de personal, la dirección y una cultura corporativa.

Complementando este sistema, el plan de realización nos ayuda a ejercer una influencia significativa sobre el financiamiento y los riesgos de la empresa. Por lo tanto, va a sernos de gran ayuda, tanto a nosotros como a nuestros futuros socios, hacer un estudio exhaustivo de las interacciones de manera anticipada y el análisis de los efectos de las diversas influencias.

Toda empresa implica riesgos – especialmente en el caso de aquéllas de nueva creación y con un gran crecimiento – es por esto, que necesitaremos estudiar los riesgos de forma abierta y exhaustiva haciendo previsiones ya que nunca son absolutos y sólo se pueden calcular basándose en hipótesis.

Por último, el financiamiento consiste en cuánto va a costar poner en marcha la empresa y llevar a cabo una buena gestión de la misma. Para calcular la cantidad de dinero que necesitamos, podremos emplear un plan financiero basado en las hipótesis que hemos utilizado para prever la evolución del negocio, plantearnos cuál será la liquidez necesaria en cada momento para que la compañía pueda saldar deudas y considerar cómo y de dónde podremos obtener los fondos que necesitamos.

Esta herramienta no es un simple documento, es plasmar el proyecto en sí en papel para identificar las fortalezas, necesidades y sobre todo, para presentarse en caso de requerir asesoría o financiamiento.


Leer más ...
Como vender más con Inbound Marketing